Fotografía de Autor: ERIC MARRIAN


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Eric Marrian (nacido en 1959) es un arquitecto profesional francés que decidió regresar a su original pasión por la fotografía. Líneas, curvas y perspectivas componen su obra fotográfica. Su serie “carré blanc” ofrece otra visión de la sensualidad.

Como él mismo dice, esta serie podría ser considerada como fría debido a la elección de los saturados blancos y negros. Nos cautiva la arquitectónica sensualidad de su obra.

El artista maneja su cámara como un pintor su brocha. Los cuerpos aparecen detenidos, congelados, con una elegancia que nos impulsa a reflexionar. La dulzura de Eric Marrian se refleja en sus fotografías.

ONE by ONE:

Published by

Fotografía de Autor: JOHN POPPLETON


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

John Poppleton nació y creció en los suburbios de Sacramento. Fue introducido a la fotografía durante su primer año de escuela secundaria en 1988. Incursionó en  todas las áreas de la fotografía apasionadamente  hasta convertirse en fotógrafo profesional del retrato en 1993, después de que varios amigos lo convencieran para fotografiar sus bodas. En 2010, mientras sufría de una noche de insomnio en una cama de habitación de hotel, John recibió su inspiración para usar la luz negra y se fue en lo que se ha convertido en la mayor aventura de su carrera.

Back Light Bodyscapes combina la belleza de la forma femenina con el esplendor de las creaciones Naturales que se encuentran en este mundo y mundos más allá. Utilizando materiales fluorescentes temporales, las escenas se pintan directamente en la piel y se fotografían en poses modestas para crear una obra de arte única.

 

ONE by ONE:

Published by

Fotografías de Autor: NOBUYOSHI ARAKI


ONE by ONE:

(1940, Tokio) es un fotógrafo muy estimulante para el ojo occidental. Y lo es por varios motivos: en primer lugar, es un artista marcadamente japonés, cuya mirada no ha sido prácticamente contaminada por las de los autores extranjeros. Su influencia fundamental, lo que atraviesa todo su trabajo, es su vida, el mundo que le rodea. Y ese mundo, el Japón moderno, se presenta al habitante medio de occidente como lo más parecido a un planeta extraterrestre que pueda encontrarse. Pero además de eso, Araki es sin duda una víctima de la compulsión de crear y consumir muchas imágenes. El gusto nipón por la saturación se pone en evidencia en su manera de hacer, desechando formalismos y rigideces compositivas y respondiendo a un impulso marcado por la velocidad y la intuición. Realizando del orden de 70 u 80 fotografías por día -como afirma en una entrevista con Jérôme Sans- su producción es inabarcable. En su obra late una notable agresividad, una sensación constante de transcurso. Sus visiones están plagadas de diagonales, apenas hay reposo, todo es desorden, vida palpitante.

Araki ha editado multitud de libros; libros en los que le es posible adoptar una “estrategia” diferente a sus exhibiciones habituales en museos y galerías. En las páginas de esos libros las fotos están situadas de una manera tal que reconstruyen una historia. El tiempo de las historias está muy fragmentado y las imágenes se suceden a toda velocidad, sin dejar un momento para el respiro. Según Koshi Ueno, un crítico nipón, “La fotografía para Araki es más que una documentación de los hechos. Las fotos constituyen un drama (una historia de amor) que imita la realidad.” Esto lo acerca en cierta manera a la obra Nan Goldin (de hecho, ambos reconocen compartir obsesiones similares). Sin embargo, en el caso de ésta la identidad de sus modelos aparece revelada, no así en el caso del japonés. La ausencia de esa identidad revelada confiere a sus modelos una dimensión casi mítica: las colegialas, los dinosaurios de plástico (sus alter-egos), mujeres atadas… y flores, sexos, apareciendo y reapareciendo al otro lado constantemente.

Cámara en ristre, dispara contra todo aquello que le rodea a lo largo del día; así, vemos capturados por su cámara asesina (pues, según él, fotografiar es asesinar), desde árboles, calles, habitaciones, cementerios o nubes a cualquier persona que se encuentre en su radio de acción. Aunque expone los resultados de su fiebre en galerías, el japonés nunca se ha caracterizado por una devoción especial hacia los originales. Ha llegado incluso a exponer fotocopias de sus obras, impresas sobre papel y cubriendo los muros de las salas, disponiendo asi decenas de fotografías juntas. De esta manera, el visitante se ve obligado a escoger, -puesto que le es imposible captarlas todas de una vez- su itinerario particular, navegando entre los restos de memoria que el autor ha dispuesto. También ha utilizado a veces otro sistema que le permite mostrar ese transcurso imaginario: slide shows, es decir mostrarlas mediante un sistema de proyección, en una doble pantalla.

A pesar de la gran fama que ha alcanzado en su país, ha sido siempre un fotógrafo acompañado por la polémica. Causó un gran escándalo cuando expuso en una galería las fotografías que documentaban la enfermedad y posterior muerte de su esposa Yoko, que tuvo lugar en 1990. Además de eso, ha sido acusado repetidas veces de pornógrafo y de cosificar a sus modelos . Es cierto que las fotografías de Araki son explícitas en lo sexual, pero su manera de tratar el sexo está algo alejada de la pornografía convencional, en la que siempre impera una dimensión aplastantemente falocéntrica (incluso en la realizada por mujeres, que puede ser tanto falocéntrica como simplemente risible). No es ese el caso de Araki, a pesar de que su cámara, además de asesinar, es una “cámara-falo” según, de nuevo, él mismo. Incluso cuando se sitúa al otro lado, el japonés no deja de acercarse al ideal de hombre lesbiano. Y en cualquier caso, las chicas se pelean por que este bizarro personaje de gafas redondas, pajarita y tirantes, les fotografíe.

Published by

Fotografía de Autor: NIKOLAI SEDNIN


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nicolai Sednin es un artista ruso que trabaja con éxito diferentes ámbitos que van de la pintura al diseño gráfico, pasando por la fotografía (de la que nos ocuparemos en este post), la escritura poética (solo en ruso), y la psicología. Es miembro de la Unión de Pintores de Ucrania y Rusia, de la Federación Internacional de Artistas (IFA UNESCO) y la Asociación Internacional de Artes Gráficas (ADOGI). Ha participado en exposiciones en Rusia y en el extranjero.

El trabajo fotográfico de Nicolai Sednin tiene una fuerte carga pictórica. Sus desnudos trabajan el concepto hasta puntos surrealistas, fetichistas y algo sadomasoquistas.

Sednin compone auténticos cuadros que impactan en nuestro cerebro y provocan todo tipo de reacciones, dejándonos sumergidos en un mar de sensaciones e interpretaciones.

ONE by ONE:

Published by

Fotografía de Autor: TOMÁŠ RÜCKER


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este excelente fotógrafo de la República Checa que trabaja el desnudo femenino en estudio y en ambientes naturales con una gran maestría.

“Prefiero trabajar con modelos con menos experiencia formal y basar nuestra cooperación en una buena y cercana interacción interpersonal en vez de que posen formalmente durante las sesiones. Tiendo a trabajar con mis modelos durante largo tiempo, para desarrollar confianza y una cooperación espontánea. No siento que esté influenciado por ninguna corriente comercial o fotógrafos, y tampoco siento estar atado a limitaciones técnicas estrictas. Pero creo que las palabras no son lo importante… ¡lo mejor es ver las fotos!”

“Me centré en la fotografía tras varios años de dibujo figurativo. Comencé por enfatizar la perspectiva, profundidad e iluminación hasta que mis dibujos comenzaron a parecer fotografías de desnudos. Mi aspecto favorito en los desnudos de estudio es el total control que el fotógrafo tiene sobre toda la escena y ésto se proyecta en el trabajo. Cuando trabajo en exteriores, por el contrario, intento improvisar y utilizo la iluminación y la pose para que encajen en la atmósfera general y el entorno.”

Published by

ONE by ONE: